miércoles, 13 de agosto de 2014

Los palangreros de las costas de Alicante



Con la misma metodología que en el resto de localidades, también se están llevando a cabo embarques en la provincia de Alicante para evaluar las interacciones entre palangreros y aves marinas.

Hasta el momento se han realizado siete embarques con cinco palangreros distintos. Los muestreos se distribuyen principalmente en tres áreas que correspondientes a las inmediaciones del Penyal d’Ifac, otra en la zona entre El Campello y La Vila y una última entre la isla de Tabarca y el Cabo de Santa Pola.
La modalidad empleada por todas las embarcaciones ha sido el palangrillo y la mayoría no exceden de los 8 metros de eslora. El reducido tamaño de la embarcación y la búsqueda de zonas rocosas de 20 brazas a lo sumo para calar les impiden alejarse no más de 4 millas de la costa para faenar.


Dos pardelas baleares vuelan a ras del agua frente a la Isla Plana o Isla de Tabarca.

Palangrero durante la recogida frente a la costa de Benidorm, con la Isla al fondo.

Por suerte durante los muestreos no hubo capturas accidentales y los pescadores corroboran una tasa de capturas muy baja, aunque es cierto que algunos afirman haber capturado pardelas en alguna ocasión y sólo cuando se ha usado alacha o sardina como cebo. Tampoco se ha detectado un gran interés por parte de las pardelas, que más bien han sido escasas.

Hata la fecha sólo se dieron un par de ataques durante la calada, correspondientes a una Gaviota de Audouin y a una Pardela balear. En cambio los ataques a los descartes han sido muy frecuentes pero protagonizados siempre por gaviotas o algún alcatraz. También se han observado paiños europeos siguiendo la embarcación en busca de restos.


Paiño europeo siguiendo la estela del palangrero en busca de pequeños restos flotantes.

Uno de las gaviotas de Audouin que perseguía una embarcación a la espera de algún descarte.

En resumen la configuración del arte de pesca empleado no parece afectar gravemente a las aves, incluidas las pardelas. El hecho de calar durante la noche en la mayoría de los casos, el cebo usado, principalmente cefalópodos, y la cercanía a la costa hacen que la interacción con pardelas sea mínima, aunque habrá que esperar hasta otoño para confirmar esta tendencia que en principio no parece grave.


Barcos de pesca faenando frente al Cabo de Santa Pola.

Gaviota patiamiarilla muy astuta esperando el descarte de los cebos durante la recogida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario