sábado, 23 de agosto de 2014

Seguimiento de pardelas con receptores GPS

Seguimos con las campañas de marcaje de pardelas en la isla de las Palomas (Cartagena) y en la isla de Terreros (Almería). Hasta el momento hemos marcado 18 viajes de alimentación de Calonectris diomedea (Isla de las Palomas) y 8 viajes de alimentación de Calonectris borealis (Isla de Terreros) durante el final del período de incubación y el período de presencia del pollo en el nido. Dado que los receptores no se han recuperado hasta haber transcurrido un mínimo de 6 días des de su colocación, durante el período de crecimiento del pollo cada marcaje puede incluir más de una salida del nido presumiblemente con fines de alimentación (que puede oscilar entre uno y varios días) para un mismo individuo. Los resultados siguen siendo fascinantes!


Desde finales de julio que los huevos ya eclosionaron, todas las parejas reproductoras están con pollos. 

 Pollo de pardela cenicienta en el nido. Semana 1.

Adulto de pardela cenicienta en el nido junto al pollo de entre 5 y 6 semanas.

A continuación presentamos algunos viajes de alimentación de los adultos reproductores durante el período de crecimiento de los pollos. Durante este período los viajes son más cortos que en incubación, aunque por lo que hemos visto hasta el momento  alternan viajes cortos de un día con otros algo más largos.

Viajes de pardelas nidificantes en la isla de Terreros

Viaje de alimentación de un individuo reproductor de pardela cenicienta de la Isla de Terreros (Almería) durante el principio del período de crecimiento del pollo. Los diferentes colores hacen referencia a diferentes días y la cámara de fotos se localiza en la colonia de cría.

Como podemos ver, aun teniendo pollo algunos de los adultos reproductores de Calonectris borealis que crían en la isla de Terreros siguen yendo al Atlantico a alimentarse. Impresionante!

Viaje de alimentación de un individuo reproductor de pardela cenicienta de la isla de Terreros (Almería) durante el período de crecimiento del pollo. Los diferentes colores hacen referencia a diferentes días y la cámara de fotos se localiza en la colonia de cría.

Este último viaje de Calonectris borealis presenta un patrón curioso. Delante de la costa de Adra se distingue un patrón circular dónde el animal se aleja de la costa y regresa en un mismo día. Podría estar sugiriendo que el animal está siguiendo un barco? Qué tipo de barco podría ser? Es difícil de saber.. Próximamente vamos a empezar a colocar a los animales cámaras portables con registradores GPS y quizás nos ayudará a responder a este tipo de cuestiones.

Viaje de pardela nidificante en la isla de las Palomas

 Viaje de alimentación de un individuo reproductor de pardela cenicienta de la isla de las Palomas (Murcia) durante el período de crecimiento del pollo. Los diferentes colores hacen referencia a diferentes días y la cámara de fotos se localiza en la colonia de cría.

Seguimos registrando una dependencia de los indviduos de Calonectris diomedea hacia los recursos tróficos de la costa africana, aunque la mayoría de viajes de alimentación ocurren por los alrededores de la colonia y son viajes cortos de un día. 

Seguiremos trabajando con el marcaje de pardelas hasta el final de la época de cría, hasta pronto!

lunes, 18 de agosto de 2014

El Mar de Alborán

Durante las 3 últimas semanas hemos realizado 3 embarques (uno de 2 días, uno de 4 días y uno de 1 día) en un palangrero de fondo desde el puerto de Roquetas de Mar (Almería).
Esta embarcación faena en aguas próximas a la Isla de Alborán (situada a unos 90 km del litoral ibérico y 50 km del africano). La isla alberga una importante colonia de Gaviota de audouin (Larus audouinii), por este motivo no es raro que ésta fuera la especie más avistada, a diferencia del Estrecho, donde fue la gaviota patiamarilla (Larus michahellis).

gaviota audouin adulta
gaviota audouin con  plumaje ya casi adulto
Gaviota de audouin con plumaje de segundo verano 
Durante las operaciones de calada una un par de gaviotas de audouin intentaron capturar el cebo, realizando hasta unos 10 ataques repartidos entre 2 días, afortunadamente ninguna de ellas resultó atrapada por el anzuelo.

inmaduro de gaviota de audouin  intentando capturar el cebo  durante la calada
La segunda especie más observada fue la pardela cenicienta (Calonectris diomedea) la colonia de cría más cercana de esta ave está situada en las Islas Chafarinas (en el litoral africano) a unos 100 km de la Isla de Alborán. Estas aves se mostraron mucho más cautas que las gaviotas de audouin y solamente 2 de ellas siguieron a la embarcación durante las operaciones de calada.

Pardela cenicienta en primer plano y gaviota patiamarilla
Pardela cenicienta mostrando toda su envergadura alar. 
Otras especies avistada durante estos días fueron la gaviota patiamarilla y el fumarel común (Chlidonia niger), que usó las boyas del arte para posarse.
Me sorprendió ver una abubilla (Upupa epops) en alta mar, probablemente estaría en migración post nupcial o sería residente en la Isla de Alborán.

Aquí os dejo algunas fotos más de estas tres semanas:

Pardela cenicienta posada sobre el agua
Fumarel común descansado sobre el gallo del palangre
Delfines mulares (Tursiops truncatus)
Tortuga boba (Caretta caretta)
La gallineta (Scorpaena sp.) es una de las principales especies objetivo
La brótola de roca (Phycis phycis) también es una de las especies objetivo de esta pesquera
Isla de Alborán

miércoles, 13 de agosto de 2014

Los palangreros de las costas de Alicante



Con la misma metodología que en el resto de localidades, también se están llevando a cabo embarques en la provincia de Alicante para evaluar las interacciones entre palangreros y aves marinas.

Hasta el momento se han realizado siete embarques con cinco palangreros distintos. Los muestreos se distribuyen principalmente en tres áreas que correspondientes a las inmediaciones del Penyal d’Ifac, otra en la zona entre El Campello y La Vila y una última entre la isla de Tabarca y el Cabo de Santa Pola.
La modalidad empleada por todas las embarcaciones ha sido el palangrillo y la mayoría no exceden de los 8 metros de eslora. El reducido tamaño de la embarcación y la búsqueda de zonas rocosas de 20 brazas a lo sumo para calar les impiden alejarse no más de 4 millas de la costa para faenar.


Dos pardelas baleares vuelan a ras del agua frente a la Isla Plana o Isla de Tabarca.

Palangrero durante la recogida frente a la costa de Benidorm, con la Isla al fondo.

Por suerte durante los muestreos no hubo capturas accidentales y los pescadores corroboran una tasa de capturas muy baja, aunque es cierto que algunos afirman haber capturado pardelas en alguna ocasión y sólo cuando se ha usado alacha o sardina como cebo. Tampoco se ha detectado un gran interés por parte de las pardelas, que más bien han sido escasas.

Hata la fecha sólo se dieron un par de ataques durante la calada, correspondientes a una Gaviota de Audouin y a una Pardela balear. En cambio los ataques a los descartes han sido muy frecuentes pero protagonizados siempre por gaviotas o algún alcatraz. También se han observado paiños europeos siguiendo la embarcación en busca de restos.


Paiño europeo siguiendo la estela del palangrero en busca de pequeños restos flotantes.

Uno de las gaviotas de Audouin que perseguía una embarcación a la espera de algún descarte.

En resumen la configuración del arte de pesca empleado no parece afectar gravemente a las aves, incluidas las pardelas. El hecho de calar durante la noche en la mayoría de los casos, el cebo usado, principalmente cefalópodos, y la cercanía a la costa hacen que la interacción con pardelas sea mínima, aunque habrá que esperar hasta otoño para confirmar esta tendencia que en principio no parece grave.


Barcos de pesca faenando frente al Cabo de Santa Pola.

Gaviota patiamiarilla muy astuta esperando el descarte de los cebos durante la recogida.

viernes, 1 de agosto de 2014

Publicación sobre los problemas de los pescadores artesanales

"En Europa hay 87.445 embarcaciones, de las cuales el 84,8% (74.144) miden menos de 12 metros de eslora, según datos del registro de la Comisión Europea a 28 de febrero de 2014. Estas pequeñas, entre las que está II Toro, son poco contaminantes comparadas con los grandes barcos, ya que su consumo de combustible y su nivel de emisiones de CO2 son mucho más reducidos. La mayoría de ellas, además, se dedican a la pesca artesanal haciendo uso de las llamadas artes menores, técnicas pasivas con muy bajo o nulo porcentaje de descartes (pescados que se devuelven al mar por su pequeño tamaño o ser especies cuya captura esté prohibida). En definitiva, con un impacto muy leve sobre el ecosistema."
 
Ayer se publicó en El Pais un articulo interesante sobre la situación de los pescadores artesanales en nuestro país. En él se refleja el duro trabajo de los pequeños artesanales y el escaso apoyo que reciben de las Administraciones para favorecer a las grandes industrias pesqueras. La pesca artesanal, además de ser una práctica más sostenible y respetuosa, genera un gran número de empleos y favorece el reparto equitativo de la riqueza. Apostar por estas pesquerias ayudaria a la conservación del medio marino y. además, nos aseguraria poder seguir consumiendo el pescado fresco y de calidad que nos ofrecen los pescadores artesanales de nuestras costas.