sábado, 22 de junio de 2013

¨HELP YOURSELF¨ y la difícil decisión (Menorca)

Son las 5:37 de la mañana, faltan 37 minutos aproximadamente para que salga el Sol, el mar esta en calma total y el viento sopla a velocidad constante de 3 escasos nudos; por mi mente solo pasa una idea, hoy vamos a dar de comer a las pardelas. Nos dirigimos a la zona de pesca prevista para hoy, a pocas millas del puerto base (Na Macaret). Tanto hoy como mañana salimos de puerto junto con otro palangrero que proviene de Mallorca y que ha estado pescando por la zona estos días. El otro palangrero inicia la primera calada antes que nosotros a casi una milla de nuestra posición y como esperaba según las condiciones climáticas, el palangrero es rodeado en cuestión de segundos por decenas de pardelas cenicienta. Unos minutos más tarde las pardelas se dispersan indicando el fin de la calada del otro palangrero pero no van muy lejos, pues minutos después somos nosotros los que llevamos un cartel bien grande en el que se puede leer ¨HELP YOURSELF¨ y las pardelas no tardan en acudir a la tentación.

La climatologia es benévola estos días en Menorca y al día siguiente amanecemos faenando y con esta imagen.  En el ¨fin¨ del mundo empieza la actividad para las aves marinas y al igual que la jornada anterior son atraídas por el palangrero mallorquín que inicia de nuevo la primera calada antes que nosotros.
En cuestión de minutos las aves se dispersan. Me encuentro a la expectativa de que se repita la situación de ayer pero algo sucede antes de que formemos parte de la tentación. Una milla al oeste de nuestra posición el mar se remueve en su superficie ofreciendo a las aves un                  manjar que no pueden desaprovechar.
Mientras, empezamos a calar y las aves, pardelas en su totalidad ahora que hay más luz para descartar la presencia de otra especie, pasan por encima del palangre sin immutarse para ir de un cardumen  a otro. Somos la única tentación, en estos momentos, que les puede hacer dejar los cardúmenes, mirado así parecemos un ¨fast food¨ pero las pardelas resisten nuestra presencia ignorándonos... Nos han visto! La tentación es grande y es demasiado tarde. Ningún ave fué capturada en estas dos jornadas.



martes, 18 de junio de 2013

Cala Morell de 12 a 20 nudos (Menorca)



                Día 17 de junio, el palangrero Na Foguera empieza a calar a las 6:00 al oeste del Cap de Cavalleria. Los palangres se calaron uno tras otro hasta llegar frente a las costas de Cala Morell, donde se ubica la mayor colonia de cría de pardelas cenicienta de la isla y uno de los dos lugares donde se llevó a cabo en 2012 la campaña de seguimiento por GPS.


Al inicio de la jornada un incesante viento de este-sureste de 10 nudos con ráfagas de 15 se hace nuestro íntimo acompañante. Durante la calada acudieron un moderado número de gaviotas de Audouin y escasos individuos de pardela cenicienta a pesar de estar en las puertas de su casa. Los ataques al palangre fueron muy escasos y protagonizados principalmente por las gaviotas de Audouin las cuáles con mucho esfuerzo consiguieron hacerse con algún cebo de la calada, compuestos por pota Todarodes sagittatus y alacha Sardinella aurita. El viento, que aumento a 15-17 nudos con rachas de 20 hacia las 11:00 dificultó mucho el acercamiento al barco de las escasas aves que nos siguieron durante la jornada.


Sobre las dos de la tarde termina la jornada de pesca y regresamos a puerto sin dejar de sorprendernos del mar y el viento que nos esperaba al pasar el Cap de Cavalleria. 
Para acabar la jornada encontramos de nuevo a un palangrero mallorquín en aguas de la costa norte de Menorca. Se empieza a vislumbrar así un efecto, también externo sobre las poblaciones susceptibles al atrapamiento en el palangre.
 



sábado, 15 de junio de 2013

Menorca (calada diurna)

Los pasados días 13 y 14 de junio se realizaron salidas con un palangrero de la costa norte de Menorca cuyo horario de trabajo es totalmente diurno (07:00-17:00). Este palangrero proviene de Mallorca y todos los veranos se establece en Menorca. Este dato es ineresante ya que de todos los pescadores establecidos en Menorca sólo dos, registrados, prosiguen utilizando el palangre al empezar el mes de abril, mientras que el resto de pescadores utilizan el trasmallo de abril hasta septiembre, evitando en cierta manera su efecto sobre las poblaciones de pardela cenicienta y balear que habitan la isla en esta época. No obstante no hay que olvidar el efecto que pueden ocasionar los palangreros que trabajan durante estos meses. Uno de estos pescadores ha revelado capturas accidentales durante la primera quincena de abril de aproximadamente 30 pardelas por jornada y embarcación; mientras que el otro pescador procura por este motivo finalizar la operación de calado bajo la protección de la nocturnidad. Según encuestas realizadas a pescadores, la molestia causada por aves marinas, pardelas en su mayor parte, y el cambio de demanda, son los dos factores que motivan el cambio de arte de palangre a trasmallo en la flota pesquera.

Por si esto fuera poco en la mar nos encontramos, pues la costa norte es muy frecuentada por los pesqueros, a un compañero suyo de Mallorca que un vez al mes aproximadamente realiza tres jornadas consecutivas en aguas menorquinas, se trata de un palangrero de arte mayor con licencia para 3000 anzuelos. 

 Tanto en las operaciones de calado como en las de recogida acudieron gaviotas de Audouin y pardelas cenicienta, y también gaviotas patiamarilla pero sólo en las operaciones de recogida. En dichas jornadas se capturó de forma accidental un individuo de Calonectris diomedea el día 13.


P.Marquès-Romagosa
En la fotografía inferior se observan dos individuos de Larus audouinii compitiendo por un cebo descartado por la tripulación. Unos instantes más tarde apareció en la escena de recogida un individuo de gaviota de Audouin anillado con el código AWOF en su pata derecha.














  


domingo, 9 de junio de 2013

Pruebas con cebos artificiales

Llegamos al fin de las pruebas de la calada nocturna como medida de mitigación. Durante estas dos semanas hemos podido comprobar que existe una menor afluencia de aves respecto a la calada diurna, se han detectado aves siguiendo el barco durante todas las noches pero la interacción con el palangre ha sido mucho más baja. Las especies que generalmente se observaban en las horas nocturnas y que mostraron una interacción fueron la pardela cenicienta y la gaviota de Audouin. También se obtuvieron observaciones regulares de paiños europeos que perseguían los barcos durante el periodo nocturno. Esta ave se alimenta únicamente de los pequeños restos de los cebos que se van desprendiendo, por lo tanto, no presenta ningún riesgo de captura accidental. Aunque sorprendió especialmente la cantidad de ejemplares registrados durante la recogida del palangre en las horas crepusculares, donde cada día pudimos observar unos 20 ejemplares siguiendo el barco.


En resumen, las especies que siguieron el palangrero durante esta primera prueba fueron:

pardela cenicienta
pardela balear
paiño europeo
gaviota de Audouin
gaviota patiamarilla
charrán común
alcatraz atlántico
págalo pomarino


De momento, no hemos registrado ninguna captura accidental pero si hemos observado numerosos intentos de atrapar el cebo, especialmente de pardela cenicienta y gaviota de Audouin.

La siguiente medida que vamos a comprobar es la utilización de cebos artificiales. Igualmente, compararemos lineas de palangre con sardina y palangres con cebos artificiales fabricados con productos naturales y biodegradables. Al tratarse de cebos menos atractivos para las aves marinas, con esta medida esperamos que se reduzca la presencia de aves siguiendo los palangreros y una menor probabilidad de enganche con los anzuelos. En el transcurso de esta prueba comprobaremos la respuesta de las aves ante este nuevo cebo y el efecto sobre las capturas comerciales de los pescadores.