viernes, 13 de diciembre de 2013

Charlas en los puertos pesqueros



En este mes hemos empezado las charlas para los pescadores en el puerto de Barcelona para informarles acerca del problema que conlleva las capturas accidentales sobre las aves y las posibles soluciones para reducir este impacto. Contamos además con la colaboración de Pep Arcos (SEO/Birdlife), el cual aporto una visión global del estado de las aves marinas y presentó el proceso de determinación de las áreas importantes para las aves en el mar (IBAs marinas) y las ventajas para los pescadores cuando sean designadas ZEPA e integradas en la Red Natura 2000. 
 
Estas charlas están dirigidas tanto a pescadores en activo de distintas modalidades de pesca, así como aquellas personas que lo serán en un futuro. En ellas pretendemos que los trabajadores de la mar tomen consciencia de que comparten el medio que les sustenta con las aves marinas y que su actividad tiene un efecto importante sobre ellas. Muchos pescadores ven a las aves únicamente como una molestia, pero realmente las aves marinas les pueden aportar un beneficio para su actividad. Por ejemplo, en algunos casos (especialmente en el palangre de superficie) les puede ayudar a localizar los bancos de peces, ya que generalmente se concentran donde hay una gran cantidad de pescado. Además las aves marinas, al encontrarse en la cúspide de la cadena trófica, funcionan como buenos biondicadores del estado del ecosistema marino, por lo que cualquier perturbación o cambio que suceda en el mar podría ser alertado de manera rápida por las aves marinas. En realidad, pescadores y aves marinas comparten los mismos problemas y sufren las mismas presiones que actualmente están deteriorando el medio marino, por lo que las acciones que pretenden proteger a las aves marinas conllevan también un beneficio para los pescadores. 
 
En definitiva, compatibilizar la actividad pesquera con la conservación de las aves marinas no es nada fácil, pero informando de los problemas que existen y trabajando conjuntamente en la búsqueda de soluciones, podremos conseguir que exista una convivencia armoniosa entre ambas partes.
 
 
Vero Cortés
 

Charlas en los puertos pesqueros



En este mes hemos empezado las charlas para los pescadores en el puerto de Barcelona para informarles acerca del problema que conlleva las capturas accidentales sobre las aves y las posibles soluciones para reducir este impacto. Contamos además con la colaboración de Pep Arcos (SEO/Birdlife), el cual aporto una visión global del estado de las aves marinas y presentó el proceso de determinación de las áreas importantes para las aves en el mar (IBAs marinas) y las ventajas para los pescadores cuando sean designadas ZEPA e integradas en la Red Natura 2000. 
 
Estas charlas están dirigidas tanto a pescadores en activo de distintas modalidades de pesca, así como aquellas personas que lo serán en un futuro. En ellas pretendemos que los trabajadores de la mar tomen consciencia de que comparten el medio que les sustenta con las aves marinas y que su actividad tiene un efecto importante sobre ellas. Muchos pescadores ven a las aves únicamente como una molestia, pero realmente las aves marinas les pueden aportar un beneficio para su actividad. Por ejemplo, en algunos casos (especialmente en el palangre de superficie) les puede ayudar a localizar los bancos de peces, ya que generalmente se concentran donde hay una gran cantidad de pescado. Además las aves marinas, al encontrarse en la cúspide de la cadena trófica, funcionan como buenos biondicadores del estado del ecosistema marino, por lo que cualquier perturbación o cambio que suceda en el mar podría ser alertado de manera rápida por las aves marinas. En realidad, pescadores y aves marinas comparten los mismos problemas y sufren las mismas presiones que actualmente están deteriorando el medio marino, por lo que las acciones que pretenden proteger a las aves marinas conllevan también un beneficio para los pescadores. 
 
En definitiva, compatibilizar la actividad pesquera con la conservación de las aves marinas no es nada fácil, pero informando de los problemas que existen y trabajando conjuntamente en la búsqueda de soluciones, podremos conseguir que exista una convivencia armoniosa entre ambas partes.
 
 
Vero Cortés
 

jueves, 28 de noviembre de 2013

Aguas de Castellón, captura de una gaviota patiamarilla

El otoño está siendo benévolo con las pardelas en cuanto a capturas en palangres de superficie. A pesar que la veda impuesta al pez espada durante octubre y noviembre no ha supuesto que pueda utilizarse el palangre de superficie para la captura de otras especies, la escasez de pequeños túnidos y la prohibición de pescar atún rojo ha propiciado que buena parte de la flota haya permanecido amarrada.

Una observadora nos manda esta foto de una gaviota patiamarilla capturada viva el 8 de noviembre cerca de Castellón, que pudo ser liberada sin consecuencias


Aguas de Castellón, captura de una gaviota patiamarilla

El otoño está siendo benévolo con las pardelas en cuanto a capturas en palangres de superficie. A pesar que la veda impuesta al pez espada durante octubre y noviembre no ha supuesto que pueda utilizarse el palangre de superficie para la captura de otras especies, la escasez de pequeños túnidos y la prohibición de pescar atún rojo ha propiciado que buena parte de la flota haya permanecido amarrada.

Una observadora nos manda esta foto de una gaviota patiamarilla capturada viva el 8 de noviembre cerca de Castellón, que pudo ser liberada sin consecuencias


martes, 5 de noviembre de 2013

Nuevos registros de paíños a bordo de pesqueros

Al hilo de la anterior entrada, durante el mes de junio se han registrado dos nuevas citas de paíños a bordo de barcos de pesca en el Mediterráneo. Se trata de paíños comunes que durante la noche de los días 7 y 10 de junio fueron encontrados a bordo de un palangrero a 10 millas al sureste de Cabrera, en el que iba embarcado un observador del IEO, Miguel Cayuela. Ambos presentaban el plumaje muy desgastado, y tras un tiempo a bordo, fueron liberados






Nuevos registros de paíños a bordo de pesqueros

Al hilo de la anterior entrada, durante el mes de junio se han registrado dos nuevas citas de paíños a bordo de barcos de pesca en el Mediterráneo. Se trata de paíños comunes que durante la noche de los días 7 y 10 de junio fueron encontrados a bordo de un palangrero a 10 millas al sureste de Cabrera, en el que iba embarcado un observador del IEO, Miguel Cayuela. Ambos presentaban el plumaje muy desgastado, y tras un tiempo a bordo, fueron liberados






lunes, 9 de septiembre de 2013

Paíños y barcos de pesca, otro tipo de interacciones

No se trata de capturas accidentales, pero sí de interacciones con los barcos. Algunas aves pelágicas, como los paíños, se ven desorientados con las luces de los barcos cuando éstos faenan de madrugada. No es un caso único, ya que hay otros ejemplos como las luces de algunas ciudades costeras, como Benidorm, que pueden atraer igualmente a los paíños que crían en el islote del mismo nombre.

En el Programa de Observadores del IEO hemos registrado al menos cuatro casos de atraccion de paíños a los barcos, tres en el Mediterráneo y uno en el Atlántico. En todos los casos se trataba de paíños comunes y fueron liberados sin niguna incidencia.

Hydrobates pelagicus a bordo del Antonia Ruiz en 2001 cerca de las Islas Baleares


Hydrobates pelagicus a bordo del Antonio y Angelita, agosto 2007 frente a las costas de Carboneras

 Hydrobates pelagicus a bordo del Enrique el Gato, septiembre 2012 en el Golfo de Cádiz

Paíños y barcos de pesca, otro tipo de interacciones

No se trata de capturas accidentales, pero sí de interacciones con los barcos. Algunas aves pelágicas, como los paíños, se ven desorientados con las luces de los barcos cuando éstos faenan de madrugada. No es un caso único, ya que hay otros ejemplos como las luces de algunas ciudades costeras, como Benidorm, que pueden atraer igualmente a los paíños que crían en el islote del mismo nombre.

En el Programa de Observadores del IEO hemos registrado al menos cuatro casos de atraccion de paíños a los barcos, tres en el Mediterráneo y uno en el Atlántico. En todos los casos se trataba de paíños comunes y fueron liberados sin niguna incidencia.

Hydrobates pelagicus a bordo del Antonia Ruiz en 2001 cerca de las Islas Baleares


Hydrobates pelagicus a bordo del Antonio y Angelita, agosto 2007 frente a las costas de Carboneras

 Hydrobates pelagicus a bordo del Enrique el Gato, septiembre 2012 en el Golfo de Cádiz

sábado, 7 de septiembre de 2013

Capturas y supervivencia

En el número 331 de la revista Quercus correspondiente a este mes de septiembre ha aparecido una nota breve sobre la supervivencia a la captura de una gaviota de Audouin (http://www.quercus.es/noticia/5492/Observatorio/Noticiario.html). Ocurrió en 2007, pero no está de más ampliar un poco la información sobre este tipo de eventos, ya que no son tan raros en algunos aparejos de palangre como se podría pensar.

Por lo general, la captura accidental de aves marinas en artes de pesca conlleva su muerte por ahogamiento, hipotermia, hemorragias o daños en órganos vitales o en las extremidades. Y frecuentemente las que logran escapar con vida, pasan un tiempo con un sedal colgando del pico que finalmente acabará por enredársele en el cuerpo. En el Mediterráneo se han registrado capturas de aves en todos los artes de pesca: palangres, arrastre, cerco y trasmallo (ACAP 2013). Normalmente solo las especies buceadoras (cormoranes y álcidos) son capturadas en los artes de red, siendo los aparejos de anzuelo los que tienen más impacto sobre el resto de especies (gaviotas, págalos, pardelas y alcatraces). Y dado que cada arte de pesca explora diferentes zonas en la columna de agua, son los que se distribuyen a mayor profundidad los que resultan mortales de necesidad para las aves: trasmallo, arrastre y palangre demersal. Sin embargo, los artes que se distribuyen en la superficie, como los palangres pelágicos, no tienen por qué suponer una muerte segura para las aves capturadas. Dentro de este grupo de palangres, son los dirigidos a especies de pequeños túnidos y la palometa los que tienen una mayor flotabilidad. Los anzuelos más superficiales (más cercanos a las boyas) no suelen estar muy profundos, lo cual facilita que especies con capacidad de inmersión como el alcatraz o la pardela balear se mantengan con vida hasta que son izadas a bordo. Otro factor más, un reducido peso de la unidad de palangre es soportable por el ave mientras no haya una captura que provoque su ahogamiento. Y aún se puede conjeturar que cuanto menor sea el tiempo de reposo del palangre, más probabilidades de supervivencia tiene el ave.

Teniendo en cuenta estos factores, la realidad es que más a menudo de lo que se puede pensar, una combinación favorable de los mismos hace que un número significativo de aves capturadas en palangres de superficie sean liberadas con vida. Entre ellas, especies emblemáticas como la pardela balear o la gaviota de Audouin. Pero por cuánto tiempo o qué efectos les provocan los daños causados por sedales y anzuelos es algo que aún desconocemos y estudios sobre supervivencia post-captura son necesarios para resolver esta incógnita.

Agreement on the Conservation of Albatrosses and Petrels (2013) Recent and current research on Balearic shearwater on colonies and in Atlantic and Mediterraneanareas: April 2013. La Rochelle

Capturas y supervivencia

En el número 331 de la revista Quercus correspondiente a este mes de septiembre ha aparecido una nota breve sobre la supervivencia a la captura de una gaviota de Audouin (http://www.quercus.es/noticia/5492/Observatorio/Noticiario.html). Ocurrió en 2007, pero no está de más ampliar un poco la información sobre este tipo de eventos, ya que no son tan raros en algunos aparejos de palangre como se podría pensar.

Por lo general, la captura accidental de aves marinas en artes de pesca conlleva su muerte por ahogamiento, hipotermia, hemorragias o daños en órganos vitales o en las extremidades. Y frecuentemente las que logran escapar con vida, pasan un tiempo con un sedal colgando del pico que finalmente acabará por enredársele en el cuerpo. En el Mediterráneo se han registrado capturas de aves en todos los artes de pesca: palangres, arrastre, cerco y trasmallo (ACAP 2013). Normalmente solo las especies buceadoras (cormoranes y álcidos) son capturadas en los artes de red, siendo los aparejos de anzuelo los que tienen más impacto sobre el resto de especies (gaviotas, págalos, pardelas y alcatraces). Y dado que cada arte de pesca explora diferentes zonas en la columna de agua, son los que se distribuyen a mayor profundidad los que resultan mortales de necesidad para las aves: trasmallo, arrastre y palangre demersal. Sin embargo, los artes que se distribuyen en la superficie, como los palangres pelágicos, no tienen por qué suponer una muerte segura para las aves capturadas. Dentro de este grupo de palangres, son los dirigidos a especies de pequeños túnidos y la palometa los que tienen una mayor flotabilidad. Los anzuelos más superficiales (más cercanos a las boyas) no suelen estar muy profundos, lo cual facilita que especies con capacidad de inmersión como el alcatraz o la pardela balear se mantengan con vida hasta que son izadas a bordo. Otro factor más, un reducido peso de la unidad de palangre es soportable por el ave mientras no haya una captura que provoque su ahogamiento. Y aún se puede conjeturar que cuanto menor sea el tiempo de reposo del palangre, más probabilidades de supervivencia tiene el ave.

Teniendo en cuenta estos factores, la realidad es que más a menudo de lo que se puede pensar, una combinación favorable de los mismos hace que un número significativo de aves capturadas en palangres de superficie sean liberadas con vida. Entre ellas, especies emblemáticas como la pardela balear o la gaviota de Audouin. Pero por cuánto tiempo o qué efectos les provocan los daños causados por sedales y anzuelos es algo que aún desconocemos y estudios sobre supervivencia post-captura son necesarios para resolver esta incógnita.

Agreement on the Conservation of Albatrosses and Petrels (2013) Recent and current research on Balearic shearwater on colonies and in Atlantic and Mediterranean areas: April 2013. La Rochelle

lunes, 12 de agosto de 2013

Breve y puntual (MENORCA) + Vídeo resumen

Mi última jornada como observador en colaboración con este proyecto fue el pasado 22 de julio. Las operaciones se iniciaron a las 6.38, 20 minutos antes de la salida del Sol. Durante la calada se avistaron solamente un máximo de 3 gaviotas de audouin y 2 pardelas cenicienta de las cuales solo atacaron las gaviotas de audouin realizando un total de 5 ataques, sin captura accidental. Tras haber calado paramos en puerto hasta las 14:00. Las operaciones de recogida se prolongaron hasta las 20:22. Una vez recogido todo el arte, patrón y marinero se dispusieron a preparar el arte para recalar inmediatamente y recoger a la mañana siguiente. El Sol se puso a las 20:33 y dos minutos después empezaba la calada. Cincuenta minutos más tarde aparecen en escena 8 pardelas cenicienta realizando 13 ataques, a las 21:30 son 10 pardelas las atacan con mucha frecuencia realizando un total de 26 ataques en 10 minutos, a las 21:40 las 10 aves realizan 4 ataques, dos minutos más tarde ya sólo quedan 3 pardelas y dos minutos después, tras el último rayo Sol, no hay ni rastro de ellas.

Después de las 23 jornadas realizadas en Menorca como observador en colaboración con este proyecto os dejo un vídeo-resumen. El vídeo inluye las operaciones habituales que se suelen realizar durante una jornada de pesca con palangre de fondo.

Jornada de pesca en palangrero de fondo

Breve y puntual (MENORCA) + Vídeo resumen

Mi última jornada como observador en colaboración con este proyecto fue el pasado 22 de julio. Las operaciones se iniciaron a las 6.38, 20 minutos antes de la salida del Sol. Durante la calada se avistaron solamente un máximo de 3 gaviotas de audouin y 2 pardelas cenicienta de las cuales solo atacaron las gaviotas de audouin realizando un total de 5 ataques, sin captura accidental. Tras haber calado paramos en puerto hasta las 14:00. Las operaciones de recogida se prolongaron hasta las 20:22. Una vez recogido todo el arte, patrón y marinero se dispusieron a preparar el arte para recalar inmediatamente y recoger a la mañana siguiente. El Sol se puso a las 20:33 y dos minutos después empezaba la calada. Cincuenta minutos más tarde aparecen en escena 8 pardelas cenicienta realizando 13 ataques, a las 21:30 son 10 pardelas las atacan con mucha frecuencia realizando un total de 26 ataques en 10 minutos, a las 21:40 las 10 aves realizan 4 ataques, dos minutos más tarde ya sólo quedan 3 pardelas y dos minutos después, tras el último rayo Sol, no hay ni rastro de ellas.

Después de las 23 jornadas realizadas en Menorca como observador en colaboración con este proyecto os dejo un vídeo-resumen. El vídeo inluye las operaciones habituales que se suelen realizar durante una jornada de pesca con palangre de fondo.

Jornada de pesca en palangrero de fondo

sábado, 20 de julio de 2013

Cambio de temporada!! (Menorca)

Todo empieza con una llamada. Ayer por la tarde contacté con los palangreros que no me he embarcado desde el mes de abril para registrar las capturas de aves realizadas. En todos los casos hubo algo en común-hace unas dos semanas que ya no veo muchas y tampoco se han enganchado-. Y es que desde hace dos semanas aproximadamente la cantidad de pardelas cenicienta avistadas a menguado notablemente, al igual que ya no se registran ataques "massivos" (30 individuos aprox). La siguiente fotografía es del 3 de julio donde ya la cantidad de Calonectris diomedea es notablemente menor que días anteriores.
Junto al descenso de individuos de pardela cenicienta observados se unió a ello la presencia en aumento de un ave que en los primeros avistamientos solamente podía afirmar que pertenecía al género Puffinus sp pues se divisaban solamente a más de 300 metros de la embarcación y con un vuelo muy veloz. Ayer, por fin, pude fotografiar decentemente a un individuo que se acercó notablemente a la embarcación, para mi fortuna, durante una operación de recogida.Con ello el enigma queda resuelto: Puffinus yelkouan 

              
Por otro lado quien también ha aumentado su presencia ha sido Phalacrocorax carbo. Tanto juveniles como adultos son divisados desde pasadas unas horas del amanecer y durante el resto del día, incluso, a menudo nos sigue algun que otro individuo juvenil durante las operaciones de recogida en las que se descarta el cebo que ha quedado en los anzuelos.
       








                                                                           





Cambio de temporada!! (Menorca)

Todo empieza con una llamada. Ayer por la tarde contacté con los palangreros que no me he embarcado desde el mes de abril para registrar las capturas de aves realizadas. En todos los casos hubo algo en común-hace unas dos semanas que ya no veo muchas y tampoco se han enganchado-. Y es que desde hace dos semanas aproximadamente la cantidad de pardelas cenicienta avistadas a menguado notablemente, al igual que ya no se registran ataques "massivos" (30 individuos aprox). La siguiente fotografía es del 3 de julio donde ya la cantidad de Calonectris diomedea es notablemente menor que días anteriores.
Junto al descenso de individuos de pardela cenicienta observados se unió a ello la presencia en aumento de un ave que en los primeros avistamientos solamente podía afirmar que pertenecía al género Puffinus sp pues se divisaban solamente a más de 300 metros de la embarcación y con un vuelo muy veloz. Ayer, por fin, pude fotografiar decentemente a un individuo que se acercó notablemente a la embarcación, para mi fortuna, durante una operación de recogida.Con ello el enigma queda resuelto: Puffinus yelkouan 

              
Por otro lado quien también ha aumentado su presencia ha sido Phalacrocorax carbo. Tanto juveniles como adultos son divisados desde pasadas unas horas del amanecer y durante el resto del día, incluso, a menudo nos sigue algun que otro individuo juvenil durante las operaciones de recogida en las que se descarta el cebo que ha quedado en los anzuelos.
       








                                                                           





sábado, 22 de junio de 2013

¨HELP YOURSELF¨ y la difícil decisión (Menorca)

Son las 5:37 de la mañana, faltan 37 minutos aproximadamente para que salga el Sol, el mar esta en calma total y el viento sopla a velocidad constante de 3 escasos nudos; por mi mente solo pasa una idea, hoy vamos a dar de comer a las pardelas. Nos dirigimos a la zona de pesca prevista para hoy, a pocas millas del puerto base (Na Macaret). Tanto hoy como mañana salimos de puerto junto con otro palangrero que proviene de Mallorca y que ha estado pescando por la zona estos días. El otro palangrero inicia la primera calada antes que nosotros a casi una milla de nuestra posición y como esperaba según las condiciones climáticas, el palangrero es rodeado en cuestión de segundos por decenas de pardelas cenicienta. Unos minutos más tarde las pardelas se dispersan indicando el fin de la calada del otro palangrero pero no van muy lejos, pues minutos después somos nosotros los que llevamos un cartel bien grande en el que se puede leer ¨HELP YOURSELF¨ y las pardelas no tardan en acudir a la tentación.

La climatologia es benévola estos días en Menorca y al día siguiente amanecemos faenando y con esta imagen.  En el ¨fin¨ del mundo empieza la actividad para las aves marinas y al igual que la jornada anterior son atraídas por el palangrero mallorquín que inicia de nuevo la primera calada antes que nosotros.
En cuestión de minutos las aves se dispersan. Me encuentro a la expectativa de que se repita la situación de ayer pero algo sucede antes de que formemos parte de la tentación. Una milla al oeste de nuestra posición el mar se remueve en su superficie ofreciendo a las aves un                  manjar que no pueden desaprovechar.
Mientras, empezamos a calar y las aves, pardelas en su totalidad ahora que hay más luz para descartar la presencia de otra especie, pasan por encima del palangre sin immutarse para ir de un cardumen  a otro. Somos la única tentación, en estos momentos, que les puede hacer dejar los cardúmenes, mirado así parecemos un ¨fast food¨ pero las pardelas resisten nuestra presencia ignorándonos... Nos han visto! La tentación es grande y es demasiado tarde. Ningún ave fué capturada en estas dos jornadas.



¨HELP YOURSELF¨ y la difícil decisión (Menorca)

Son las 5:37 de la mañana, faltan 37 minutos aproximadamente para que salga el Sol, el mar esta en calma total y el viento sopla a velocidad constante de 3 escasos nudos; por mi mente solo pasa una idea, hoy vamos a dar de comer a las pardelas. Nos dirigimos a la zona de pesca prevista para hoy, a pocas millas del puerto base (Na Macaret). Tanto hoy como mañana salimos de puerto junto con otro palangrero que proviene de Mallorca y que ha estado pescando por la zona estos días. El otro palangrero inicia la primera calada antes que nosotros a casi una milla de nuestra posición y como esperaba según las condiciones climáticas, el palangrero es rodeado en cuestión de segundos por decenas de pardelas cenicienta. Unos minutos más tarde las pardelas se dispersan indicando el fin de la calada del otro palangrero pero no van muy lejos, pues minutos después somos nosotros los que llevamos un cartel bien grande en el que se puede leer ¨HELP YOURSELF¨ y las pardelas no tardan en acudir a la tentación.

La climatologia es benévola estos días en Menorca y al día siguiente amanecemos faenando y con esta imagen.  En el ¨fin¨ del mundo empieza la actividad para las aves marinas y al igual que la jornada anterior son atraídas por el palangrero mallorquín que inicia de nuevo la primera calada antes que nosotros.
En cuestión de minutos las aves se dispersan. Me encuentro a la expectativa de que se repita la situación de ayer pero algo sucede antes de que formemos parte de la tentación. Una milla al oeste de nuestra posición el mar se remueve en su superficie ofreciendo a las aves un                  manjar que no pueden desaprovechar.
Mientras, empezamos a calar y las aves, pardelas en su totalidad ahora que hay más luz para descartar la presencia de otra especie, pasan por encima del palangre sin immutarse para ir de un cardumen  a otro. Somos la única tentación, en estos momentos, que les puede hacer dejar los cardúmenes, mirado así parecemos un ¨fast food¨ pero las pardelas resisten nuestra presencia ignorándonos... Nos han visto! La tentación es grande y es demasiado tarde. Ningún ave fué capturada en estas dos jornadas.



martes, 18 de junio de 2013

Cala Morell de 12 a 20 nudos (Menorca)



                Día 17 de junio, el palangrero Na Foguera empieza a calar a las 6:00 al oeste del Cap de Cavalleria. Los palangres se calaron uno tras otro hasta llegar frente a las costas de Cala Morell, donde se ubica la mayor colonia de cría de pardelas cenicienta de la isla y uno de los dos lugares donde se llevó a cabo en 2012 la campaña de seguimiento por GPS.


Al inicio de la jornada un incesante viento de este-sureste de 10 nudos con ráfagas de 15 se hace nuestro íntimo acompañante. Durante la calada acudieron un moderado número de gaviotas de Audouin y escasos individuos de pardela cenicienta a pesar de estar en las puertas de su casa. Los ataques al palangre fueron muy escasos y protagonizados principalmente por las gaviotas de Audouin las cuáles con mucho esfuerzo consiguieron hacerse con algún cebo de la calada, compuestos por pota Todarodes sagittatus y alacha Sardinella aurita. El viento, que aumento a 15-17 nudos con rachas de 20 hacia las 11:00 dificultó mucho el acercamiento al barco de las escasas aves que nos siguieron durante la jornada.


Sobre las dos de la tarde termina la jornada de pesca y regresamos a puerto sin dejar de sorprendernos del mar y el viento que nos esperaba al pasar el Cap de Cavalleria. 
Para acabar la jornada encontramos de nuevo a un palangrero mallorquín en aguas de la costa norte de Menorca. Se empieza a vislumbrar así un efecto, también externo sobre las poblaciones susceptibles al atrapamiento en el palangre.
 



Cala Morell de 12 a 20 nudos (Menorca)



                Día 17 de junio, el palangrero Na Foguera empieza a calar a las 6:00 al oeste del Cap de Cavalleria. Los palangres se calaron uno tras otro hasta llegar frente a las costas de Cala Morell, donde se ubica la mayor colonia de cría de pardelas cenicienta de la isla y uno de los dos lugares donde se llevó a cabo en 2012 la campaña de seguimiento por GPS.


Al inicio de la jornada un incesante viento de este-sureste de 10 nudos con ráfagas de 15 se hace nuestro íntimo acompañante. Durante la calada acudieron un moderado número de gaviotas de Audouin y escasos individuos de pardela cenicienta a pesar de estar en las puertas de su casa. Los ataques al palangre fueron muy escasos y protagonizados principalmente por las gaviotas de Audouin las cuáles con mucho esfuerzo consiguieron hacerse con algún cebo de la calada, compuestos por pota Todarodes sagittatus y alacha Sardinella aurita. El viento, que aumento a 15-17 nudos con rachas de 20 hacia las 11:00 dificultó mucho el acercamiento al barco de las escasas aves que nos siguieron durante la jornada.


Sobre las dos de la tarde termina la jornada de pesca y regresamos a puerto sin dejar de sorprendernos del mar y el viento que nos esperaba al pasar el Cap de Cavalleria. 
Para acabar la jornada encontramos de nuevo a un palangrero mallorquín en aguas de la costa norte de Menorca. Se empieza a vislumbrar así un efecto, también externo sobre las poblaciones susceptibles al atrapamiento en el palangre.
 



sábado, 15 de junio de 2013

Menorca (calada diurna)

Los pasados días 13 y 14 de junio se realizaron salidas con un palangrero de la costa norte de Menorca cuyo horario de trabajo es totalmente diurno (07:00-17:00). Este palangrero proviene de Mallorca y todos los veranos se establece en Menorca. Este dato es ineresante ya que de todos los pescadores establecidos en Menorca sólo dos, registrados, prosiguen utilizando el palangre al empezar el mes de abril, mientras que el resto de pescadores utilizan el trasmallo de abril hasta septiembre, evitando en cierta manera su efecto sobre las poblaciones de pardela cenicienta y balear que habitan la isla en esta época. No obstante no hay que olvidar el efecto que pueden ocasionar los palangreros que trabajan durante estos meses. Uno de estos pescadores ha revelado capturas accidentales durante la primera quincena de abril de aproximadamente 30 pardelas por jornada y embarcación; mientras que el otro pescador procura por este motivo finalizar la operación de calado bajo la protección de la nocturnidad. Según encuestas realizadas a pescadores, la molestia causada por aves marinas, pardelas en su mayor parte, y el cambio de demanda, son los dos factores que motivan el cambio de arte de palangre a trasmallo en la flota pesquera.

Por si esto fuera poco en la mar nos encontramos, pues la costa norte es muy frecuentada por los pesqueros, a un compañero suyo de Mallorca que un vez al mes aproximadamente realiza tres jornadas consecutivas en aguas menorquinas, se trata de un palangrero de arte mayor con licencia para 3000 anzuelos. 

 Tanto en las operaciones de calado como en las de recogida acudieron gaviotas de Audouin y pardelas cenicienta, y también gaviotas patiamarilla pero sólo en las operaciones de recogida. En dichas jornadas se capturó de forma accidental un individuo de Calonectris diomedea el día 13.


P.Marquès-Romagosa
En la fotografía inferior se observan dos individuos de Larus audouinii compitiendo por un cebo descartado por la tripulación. Unos instantes más tarde apareció en la escena de recogida un individuo de gaviota de Audouin anillado con el código AWOF en su pata derecha.